Asistalia Contigo

Un proceso de adaptación, un periodo para establecer una nueva relación y ser cuidado

 

Cuando una persona se encuentra cada vez más limitada, sea en la esfera que sea, comienza un proceso personal que requiere de atención tanto a nivel física como cognitivo-emocional. Todos los aspectos son importantes de abordar, pues solo de esa manera se puede lograr tener un mayor bienestar personal. Nuestras competencias y habilidades nos hacen “ser”, es decir, las habilidades cognitivas (como pensamos), habilidades emocionales (como sentimos), habilidades técnicas (como hacemos las cosas) y habilidades sociales (como nos relacionamos), todo influye y está ligado directamente a como nos relacionamos con las personas y el entorno. No es sencillo, sí posible, si paulatinamente se es consciente de la situación en la que nos encontramos, reconociendo lo bueno, lo menos bueno y lo que nos hace sentir.

En el momento en que requerimos el apoyo de una tercera persona para la realización de las actividades básicas de la vida diaria, bien por dependencia o bien por obtener mayor seguridad, podemos sentir distintas emociones, sentimientos, y todo ello lo podemos expresar de diferentes maneras, o no expresarlo de forma verbal. Lo anterior, afecta directamente al sentir de uno mismo y a las personas del alrededor, dichas personas pueden ser familiares, personas cercanas u otros. En el primer caso, cuando son familiares o personas cercanas, hay que considerar que ya se mantenía una relación previa, la cual podría variar según la comunicación, trato y confianza, pero en la que ya habría una pauta establecida.

¿Qué ocurre cuando esa tercera persona es externa a la familia y es una empleada de hogar? En un inicio y en todo caso, comienza un periodo de adaptación, en el que ambas partes, usuario y empleada de hogar, deben de colaborar y mantener una predisposición positiva hacia el establecimiento de una nueva relación. La relación no debe de ser o tener que ser de amistad, sino una relación de respeto y buenos tratos, derechos y valores que deben de permanecer en el tiempo y de forma recíproca.

Hay que tener en cuenta que cada persona tiene sus propias creencias, mitos, estereotipos, valores, ideales, etc.… y no se trata de que sean idénticos, sino que se trata que estos no influyan o pasen a determinar la relación como tal, pues se prejuzgaría desde una perspectiva única. Es vital ejercer empatía con el otro, entregando valor al sentimiento de cada uno, independiente del rol o función que tenga, uno como persona que necesita de apoyo, otros como personas que se preocupan, y otro como persona que realiza una actividad profesional.

Es muy importante la colaboración por parte de los familiares o personas cercanas al usuario, sirviéndonos de esta para mediar y facilitar el buen funcionamiento del servicio, y proporcionar una relación positiva con la empleada de hogar, siendo tres factores que se complementan y generen una relación de armonía. Si se produjesen alianzas, sea de la trabajadora junto con la usuaria, trabajadora con familia o familia con usuaria, cualquiera de ellas, no favorecería la situación, pues más bien se generaría un entorno hostil donde una de las partes se sentirá en un entorno no afable, en donde debe de estar en alerta. Como resultado de lo anterior no se daría lugar a un desarrollo positivo en el servicio, es primordial la comunicación y transparencia entre las partes.

Cada casa tiene su dinámica, sus hábitos y costumbres, a cada persona le parece “normal” lo que según su criterio lo es. Con la finalidad de evitar malos entendidoses aconsejable que defina a la empleada de hogar las funciones, gustos y preferencias para ser atendido, incluso aquello que le parezca obvio, indíqueselo, así ambos sabrán a que se refieren y evitará situaciones incomodas en el futuro. A veces, las sugerencias o consejos son difíciles de aceptar, y no tiene porqué aceptarlo, simplemente considérelo para cuando si crea que es el momento o realmente sienta que mejoraría.

En Asistalia Contigo se mantiene un acompañamiento durante todo el servicio. Asimismo, apoyamos el proceso de adaptación de cada familia, damos respuestas rápidas y eficaces a las necesidades asistenciales particulares de cada usuario.  ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912207912, o visita nuestras oficinas en Sanchez Pacheco, 17- local.

 

 

Asistalia Contigo. Todos los derechos reservados.
Facebook