Asistalia Contigo

Efecto de los cambios de estación

Muchas personas presentan síntomas de malestar en los cambios de estación. Esto es debido, entre otros, a que la luz y las condiciones climáticas ejercen muchísima influencia en nuestro estado anímico.

Algunas estaciones del año hacen que ciertas enfermedades mentales empeoren. El cambio en las temperaturas es tan importante que puede crear desde dificultades para conciliar el sueño, aumento de cansancio e incluso baja concentración. Por norma general, mucha gente no nota estos desajustes . No obstante, si estamos presentando un episodio acusado de dichos síntomas, quizá estemos presentando un claro cuadro de trastorno afectivo estacional.

En algunos cambios de estación, podemos sufrir estrés emocional, esto es debido a la disminución de las horas de luz en estaciones frías. Esta disminución de luz supondrá un cambio de horarios y una reducción de nuestras horas activas. Además, si bajan las temperaturas es posible que nuestro sistema inmunológico se vea dañado.

En muchas ocasiones estas depresiones estacionales cuentan con ansiedad, migrañas y problemas reumáticos. Si bien es cierto que estos trastornos se registran más en otoño y en invierno, lo cierto es que cada estación tiene su propia meteoropatía.

En primavera ansiamos la llegada del verano que no llega nunca. Además, en determinados lugares, el cambio de estación de frío a calor es demasiado repentino. Es la estación del año en la que más depresiones hay. Además hay que sumar astenia primaveral.
En verano, las olas de calor también afectan al individuo, generando un cansancio desorbitado en los lugares en los que el calor es excesivo. En esta estación aumentan considerablemente los estados de ánimo exagerados y eufóricos. Además, son días en los que personas con trastornos como la bipolaridad pueden empeorar.
En otoño también existe un aumento de las depresiones y los trastornos de pánico. Normalmente es una época de precipitaciones. Asimismo, las horas de luz se ven reducidas siendo esto el principal núcleo de los problemas afectivos.
En invierno es cuando más falta de luz encontramos, por tanto, la gente suele tener muchísimos más desequilibrios; y es que no es algo nuevo, la luz hace que nos sintamos mucho mejor a todos los niveles.

Por norma general, estos síntomas desaparecen cuando poco a poco, nuestro cuerpo se va acostumbrando a estos cambio de tiempo. Cuando por el contrario, los síntomas no desaparecen o se agravan hay que pensar que se trata de un trastorno causado por otro factor, debiendo por ello consultarlo con nuestro médico de cabecera.

En Asistalia Contigo trabajamos para que tus familiares estén bien atendidos todos los días del año, sin importar la estación. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

 

Asistalia Contigo. Todos los derechos reservados.
Facebook