Asistalia Contigo

Los 10 fallos mas comunes al educar a nuestros hijos

 

La tarea de educar a un niño no es un camino fácil, pueden surgir numerosas dudas y es fácil caer en errores que deben evitarse. El estrés, el cansancio, la falta de tiempo, la tensión, etc...son los peores enemigos a los que se enfrentan los padres con hijos pequeños a la hora de educarlos.

Los niños deben sentirse importantes y queridos por sus padres, pero también hay que marcar bien los límites y fomentar la autonomía para desarrollar la personalidad de los más pequeños.   

Para evitar los errores más recurrentes al educar a un hijo, exponemos una serie de comportamientos a tener en cuenta:

1. Hay que evitar sobreprotegerles: por muy pequeño que sea el niño tiene que cultivar y explorar su propia autonomía. En muchas ocasiones, los padres tienden a la sobreprotección de los hijos por miedo a que les pueda pasar algo. Dentro de unos límites, hay que dar libertad al niño para que desarrolle su personalidad.

2. Es muy importante escucharles: a veces, en situaciones de tensión, los padres no dejan al más pequeño exponer su punto de vista. Hay que intentar mantener la calma y darle la palabra al niño y escucharle.

3. No caer en comparaciones: suele ser habitual que los padres comparen a sus hijos con otros niños, bien sea con hermanos, primos o amigos. Hay que evitar por todos los medios realizar estas comparaciones ya que cada niño es diferente. Lo único que pueden acarrear las comparaciones son problemas de autoestima e inseguridades, tanto en los niños como en los padres.

4. Acostumbrar a los niños a que les hagan todo: este error va en la línea de la superprotección. Una escena que se da en muchas casas es ir detrás de los niños recogiendo todo lo que ellos dejan por en medio. Pues bien, esta práctica puede ser perjudicial ya que cuando el niño alcanza una edad en la que es capaz de realizar determinadas tareas hay que delegar en ellos estas acciones. Por ejemplo, hacer su cama, recoger la mesa, ordenar su habitación pueden ser sencillas tareas que beneficiarán la autonomía del niño y la relación en familia.

5. Hay que evitar gritarles: se trata de uno de los errores más habituales que cometen los padres al educar a sus hijos. La tensión que generan muchas situaciones hace que los padres pierdan los nervios y comiencen a gritar a sus hijos. En estas ocasiones hay que intentar tener paciencia y hablar a los niños de manera seria y directa, pero sin gritarles.

6. La falta de comunicación entre padres e hijos: el día a día lleva muchas veces a obviar una cuestión fundamental en el enriquecimiento en la relación paterno filial. Es muy importante mantener viva la comunicación con nuestros hijos para conocerles y así poder entenderles mejor.

7. Los padres no son colegas de sus hijos: otro error en el que caen muchos padres es intentar ser "colegas" de sus hijos. Los padres no son amigos de sus hijos, son sus progenitores, sus educadores y su relación debe basarse en la sinceridad, en la cercanía y en el amor.

8. Compensar a los niños con cosas materiales: muchos padres se sienten culpables por no dedicar el tiempo necesario a sus hijos o por echarlas una bronca excesiva e injusta. En estos casos, muchos padres intentan compensar a sus hijos con regalos materiales. Se está cayendo en un fallo muy grave ya que el niño va a relacionar esta actitud con esa compensación y eso no debe ser así. El niño lo que necesita es atención y cariño y eso se lo deben garantizar sus padres.

9. Creer que los niños no piensan como nosotros: muchas veces los padres piensan que los niños son adultos y que, por lo tanto, piensan como tales. Esto no es así, los niños no razonan igual que los adultos por eso es muy importante ponerse siempre en el lugar del niño e intentar entender su mundo y sus razones y olvidarnos de todos los prejuicios que nos trae la edad adulta.

10. No decir ´te quiero´: a muchos padres les cuesta decirles un ´te quiero´ a sus hijos. No hay que dejar que la rutina diaria nos aleje de la afectividad con nuestros hijos. La muestra del cariño es siempre fundamental para reforzar su autoestima y el vínculo entre padres e hijos.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a conciliar trabajo y familia, ofreciendo una solución profesional y de confianza a todos los padres. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 05 Abril 2017 09:14

Visto: 576

La disfagia: la dificultad para tragar en el proceso de la alimentación

 

La disfagia es la alteración o dificultad en el proceso de la deglución. No es una enfermedad, es un síntoma que aparece con frecuencia en personas con Esclerosis Múltiple o en otras enfermedades como Parkinson, Alzheimer, enfermedades que provocan un mal funcionamiento de la lengua o de los músculos de la garganta y el esófago. Las personas que padecen disfagia, pueden tener alterada la eficacia de la deglución, y por lo tanto, la capacidad para alimentarse e hidratarse de manera óptima, pudiendo aparecer cuadros de desnutrición y deshidratación. En ocasiones pueden existir alteraciones en la seguridad de la deglución, con peligro de que se produzcan complicaciones respiratorias graves, siendo común los atragantamientos o broncoaspiraciones que conllevan infecciones respiratorias e incluso la muerte. 

Signos y síntomas de sospecha
• Tos o atragantamiento al comer, o inmediatamente después, con todas o con alguna consistencia (líquidos).
• Cambios en la voz (voz húmeda o mojada). Disfonía.
• Babeo, dificultad para el control de la saliva.
• Dificultad para la formación del bolo (porción del alimento que se debe tragar) y el manejo de la comida en la boca.
• Deglución fraccionada. Tragar la comida en pequeñas cantidades, poco a poco.
• Residuos en la boca post deglución.
• Sensación de retención de alimento en la faringe y necesidad de hacer varias degluciones.
• Carraspeo.
• Emplear excesivo tiempo para comer.
• Pérdida de peso progresiva. Signos de desnutrición y deshidratación.
• Picos febriles de etiología no filiada.
• Infecciones respiratorias de repetición.

Para evitarlo, hay que realizar un plan de cuidados específicos como tratamiento de la disfagia.

El plan de cuidados específicos consiste en:

1. Modificar la consistencia de los alimentos y las bebidas y tomarlos en pequeñas cantidades para tragarlos más fácilmente

A. Modificar la consistencia de los alimentos y bebidas

Los líquidos espesados y los sólidos triturados facilitan la formación del bolo alimenticio en la boca. Así se evita aspirar los alimentos (es decir, que vayan al pulmón en lugar de al estómago) y que se produzcan ahogos e infecciones respiratorias. Se facilitan a continuación algunos consejos:

En caso de problemas al tragar alimentos sólidos:

• Siempre que pueda triture los alimentos en el mismo momento de tomarlos.

• Puede añadir leche o salsas para conseguir texturas suaves.

• Evite alimentos pegajosos como el puré de patata o la leche condensada, ya que hay más posibilidad de que se le peguen al paladar.

• No incluya diferentes consistencias en el mismo plato. Es lo que pasa, por ejemplo, con la sopa de fideos o de arroz sin triturar: los fideos o el arroz pueden dispersarse en la boca y provocar que se atragante.

• Evite las frutas y verduras con semillas o pepitas que no pueden separarse (kiwi, fresas, etc.) y los alimentos que se desmenuzan en la boca (magdalenas), porque dificultan que el bolo alimenticio sea uniforme.

• Tenga cuidado con los caramelos: le producirán mucha saliva, que puede pasar a las vías respiratorias si se traga mal.

En caso de problemas al tragar líquidos o bebidas:

• Sustituya el agua por bebidas espesadas. Puede espesar los líquidos con espesantes.

• Evite los líquidos con pulpa, como los zumos de naranja sin colar y la horchata, porque las pielecitas pueden quedar retenidas en la garganta.

Si a pesar de estas indicaciones usted sigue con molestias y problemas al tragar y pierde peso, consúltelo con su especialista.

B. Administrar los alimentos y líquidos en pequeñas cantidades

A la hora de comer utilice cucharitas de postre: coma y beba lo que cabe en cada cucharadita. Evite las pajitas y las jeringas de alimentación si tiene disfagia.

2. Nutrirse adecuadamente para mantener un buen estado de salud

• La dieta para la disfagia debe ser equilibrada, variada y de sabor agradable
• Elaborar platos que en poca cantidad aporten muchos nutrientes. Son muy útiles los purés y papillas enriquecidos en vitaminas, proteínas y minerales.
• Comer alimentos ricos en fibra favorece la actividad intestinal y evita el estreñimiento. Son ricos en fibra las verduras, las frutas y los cereales integrales.
• Debe procurar tomar una cantidad adecuada de líquidos (de 1 a 1,5 litros al día), en forma de agua, zumos, infusiones, sopas, etc. Recuerde que, si tiene problemas al tragarlos, tiene que espesarlos.

3. Cuidar el entorno y la postura durante y después de las comidas

• Al sentarse en la mesa o reclinarse en la cama, adoptar una postura cómoda (sillas con brazos, almohadas, reposa pies, etc)
• Evitar distracciones durante las comidas como el televisor, niños jugando, etc.
• Evitar que la persona con disfagia deba girar la cabeza si le dan de comer
• Antes de tragar, inclinar ligeramente la cabeza hacia delante y tomar aire. Si conoce en qué lado tiene la lesión, inclinar la cabeza hacia el lado contrario.
• Comer lentamente. Dejar suficiente tiempo entre una cucharada y otra.
• Tomar poca cantidad de una sola vez. Puede hacer uso de cucharas de postre.
• Evitar acostarse inmediatamente después de las comidas.
• Cepillarse los dientes después de las comidas.

4. En el caso particular de que estemos ayudando a comer a una persona que retiene la comida en la boca sin vaciarla

Estimular la apertura de la boca tocando el labio inferior con la punta de una cuchara (fría, si puede ser) y apretándola suavemente contra el labio. Al colocar la comida en la boca, se debe poner la cuchara en medio de la lengua ejerciendo una ligera presión hacia abajo. Comprobar que la boca está vacía después de cada cucharada. Entre comida y comida puede introducirse la cuchara en agua helada ya que la sensación de frío ayuda a mejorar el reflejo de la deglución.

En Asistalia Contigo damos respuestas rápidas y eficaces a las necesidades asistenciales particulares de cada usuario, teniendo en cuenta sus particularidades. Con Asistalia contigo, sabes que dejas la atención de tu ser querido en manos de un equipo de profesionales.

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Jueves, 30 Marzo 2017 11:50

Visto: 547

Recomendaciones para evitar el deterioro cognitivo

 

Hoy en día aún se desconoce cómo evitar la demencia, pero hay algo crucial, se sabe que es posible retrasar el deterioro y los síntomas de la enfermedad; pero hay que trabajar en ello incluso cuando aún faltan décadas para que el deterioro nos condicione la vida. A continuación, exponemos algunas de las recomendaciones que son adecuadas para la salud en general y para prevenir el deterioro cognitivo en particular, todas ellas relacionadas con el estilo de vida:

Actividad física:
• Debe hacer regularmente actividad física, como caminar una o dos horas diarias.
• Haga deporte moderado como gimnasia, natación o cualquier otro tipo.
• No abandone las actividades que hace o debe hacer cada día obligatoriamente (las actividades de casa, la compra, etc.).
• Intente realizar actividades de ocio (viajes, salidas al campo, manualidades, pintura...).
• Evite el sedentarismo.
Actividad mental:
• Todos los días lea libros, revistas o la prensa diaria.
• Siga diariamente los informativos de la radio o televisión.
• Participe en juegos de mesa, haga pasatiempos.
• Acuda a actividades culturales (cine, teatro, exposiciones, conferencias, coloquios...).
• Fomente y mantenga sus aficiones o hobbies
Mantener relaciones sociales:
• Participe en actividades sociales (reuniones, centros sociales...).
• Colaborare con organizaciones, asociaciones o voluntariados.
• No se aísle.
Dieta:
• Mantenga una dieta saludable.
• Coma frutas, hortalizas y frutos secos.
• Evite las grasas.
• Coma más pescado, sobre todo pescado azul.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a las familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, nuestro equipo está a tu disposición para aclararte cualquier duda.¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 22 Marzo 2017 08:52

Visto: 676

Efecto de los cambios de estación

Muchas personas presentan síntomas de malestar en los cambios de estación. Esto es debido, entre otros, a que la luz y las condiciones climáticas ejercen muchísima influencia en nuestro estado anímico.

Algunas estaciones del año hacen que ciertas enfermedades mentales empeoren. El cambio en las temperaturas es tan importante que puede crear desde dificultades para conciliar el sueño, aumento de cansancio e incluso baja concentración. Por norma general, mucha gente no nota estos desajustes . No obstante, si estamos presentando un episodio acusado de dichos síntomas, quizá estemos presentando un claro cuadro de trastorno afectivo estacional.

En algunos cambios de estación, podemos sufrir estrés emocional, esto es debido a la disminución de las horas de luz en estaciones frías. Esta disminución de luz supondrá un cambio de horarios y una reducción de nuestras horas activas. Además, si bajan las temperaturas es posible que nuestro sistema inmunológico se vea dañado.

En muchas ocasiones estas depresiones estacionales cuentan con ansiedad, migrañas y problemas reumáticos. Si bien es cierto que estos trastornos se registran más en otoño y en invierno, lo cierto es que cada estación tiene su propia meteoropatía.

En primavera ansiamos la llegada del verano que no llega nunca. Además, en determinados lugares, el cambio de estación de frío a calor es demasiado repentino. Es la estación del año en la que más depresiones hay. Además hay que sumar astenia primaveral.
En verano, las olas de calor también afectan al individuo, generando un cansancio desorbitado en los lugares en los que el calor es excesivo. En esta estación aumentan considerablemente los estados de ánimo exagerados y eufóricos. Además, son días en los que personas con trastornos como la bipolaridad pueden empeorar.
En otoño también existe un aumento de las depresiones y los trastornos de pánico. Normalmente es una época de precipitaciones. Asimismo, las horas de luz se ven reducidas siendo esto el principal núcleo de los problemas afectivos.
En invierno es cuando más falta de luz encontramos, por tanto, la gente suele tener muchísimos más desequilibrios; y es que no es algo nuevo, la luz hace que nos sintamos mucho mejor a todos los niveles.

Por norma general, estos síntomas desaparecen cuando poco a poco, nuestro cuerpo se va acostumbrando a estos cambio de tiempo. Cuando por el contrario, los síntomas no desaparecen o se agravan hay que pensar que se trata de un trastorno causado por otro factor, debiendo por ello consultarlo con nuestro médico de cabecera.

En Asistalia Contigo trabajamos para que tus familiares estén bien atendidos todos los días del año, sin importar la estación. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

 

Última actualización el Martes, 14 Marzo 2017 11:24

Visto: 1138

Día Internacional contra el Cáncer Infantil

 

Hoy 15 de febrero, se celebra el Día Internacional del niño con cáncer. Cada año, en España, 1.100 niños reciben un diagnóstico de cáncer, lo que supone un gran impacto tanto para el niño como para la familia.

En los países desarrollados, el cáncer es la primera causa de muerte por enfermedad en los niños. Es imposible prevenir el cáncer en los niños, pero es posible mejorar las técnicas de diagnóstico y los tratamientos, y eso solo se logra gracias a la Investigación. 

Algunos datos y cifras

• Alrededor de 1.100 niños de 0 a 14 años enferman de cáncer cada año en España.
• La distribución del cáncer entre la población infantil se clasifica en: 30% leucemias; 13% linfomas, 22% tumores de sistema nervioso central y 20% tumores en el cerebro.
• Existe una predominancia masculina en la incidencia del cáncer infantil con un 57% de casos registrados en niños y 43% en niñas.
• La supervivencia de niños diagnosticados con cáncer a los de 5 años es del 75%. Habiendo observado un aumento del 43% en la supervivencia de pacientes diagnosticados desde el 1980 hasta 2006 y una disminución del riesgo de muerte a los 5 años siguientes al diagnóstico del 50%
• La incidencia del cáncer infantil distribuido por edad de los pacientes: 11.4% de 0-1 año de edad, 35.7% 1-4 años, 28.5% de 5-9 años, 24.1% de 10-14 años.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a los enfermos y a sus familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!
Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local

Última actualización el Miércoles, 15 Febrero 2017 14:39

Visto: 395

Hábitos de vida saludable para niños

Los hábitos son esas acciones que, a base de repetirlas, se convierten en nuestra forma de hacer las cosas. Establecer rutinas saludables en la infancia es una inversión en salud para toda la vida. Comer bien, hacer deporte, beber agua o ver menos televisión son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana. La prevención es, sin duda, la mejor apuesta de futuro

A continuación presentamos algunos detalles muy importantes a tener en cuenta: 

1. Una alimentación variada y equilibrada

Una alimentación variada garantiza que el niño obtenga los nutrientes que necesita. Por eso, aunque él tiene sus platos favoritos, es importante animarle (sin obligarle) a probar cosas nuevas. El gusto de los pequeños es cambiante y poco a poco aceptarán la verdura o el pescado que al principio no querían ni ver.

Hemos de tener en cuenta, las siguientes pautas:
Más fruta y verdura. Consumir cinco raciones diarias de fruta y verdura.
Menos proteínas. Reducir el consumo de carne a dos o tres veces por semana y tomar pescado en la misma proporción. Basta con comer cualquiera de estos una vez al día. Pero si tomamos de uno, no conviene hacerlo del otro.
Más cereales. Deben consumirlos diariamente en forma de arroz, pasta o pan.
Menos comida rápida. Limitar al máximo la comida rápida y la bollería industrial (contienen mucha grasa y calorías).
• También es importante hacer un buen desayuno para asegurarnos de que nuestro organismo obtiene los hidratos de carbono que necesita por la mañana.

2. Beber agua

El 70% de nuestro cuerpo es agua, imprescindible para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos. Apostar por el agua como bebida familiar es una opción de salud. Los zumos de frutas naturales son una buena alternativa, pero no conviene abusar de ellos, ya que contienen demasiados azúcares.

3. Buenas costumbres en el comer

Es la garantía de que toma lo que necesita y aprende a comer guiado por el hambre y no porque "toca" o por ansiedad. Para favorecer la conexión con sus sensaciones corporales, es importante:
No obligarle a terminar el plato. Si dice que está lleno, hay que respetarlo. Si no, puede que le siente mal la comida.
• Ofrecerle un espacio tranquilo en el que comer le permite entrar en contacto con la sensación de saciedad. Las comidas deben tener un ritmo pausado, pero no ser eternas.

4. Menos televisión

• Conviene pactar con ellos un tiempo máximo y buscar otro tipo de actividades para disfrutar del tiempo libre.

5. Más actividad física

El juego y el deporte son aliados imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Una hora de actividad física moderada al día mejora sensiblemente el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementa su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo. Pero no olvides:
Nunca debe convertirse en una obligación. Es más importante que les divierta a que adquieran habilidades. Si les gusta, será más fácil que lo hagan.
• Diariamente, conviene guardar un espacio de tiempo exclusivo para la actividad física.
Más activos en lo cotidiano. Si nosotros lo hacemos, es más fácil que ellos se apunten. Podemos buscar cualquier excusa para salir a la calle (pasear juntos al perro, sacar la basura, bajarse del autobús una parada antes).
Organizar planes familiares al aire libre. Son una buena forma de dejar a un lado el ocio sedentario.

Buenos hábitos alimenticios

• Establecer horarios fijos para cada comida. Hay que acostumbrar al cuerpo a unos horarios y limitar el picoteo entre horas.
Planear las comidas con antelación. Así suelen ser más equilibradas y completas.
Compartir al menos una comida familiar. Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para nuestro hijo.
Disfrutar de la cena todos juntos. En el caso de que haya faltado fruta, verdura o proteínas en la comida, todavía estamos a tiempo de compensar estas carencias.
• Hacer las comidas más originales y apetecibles. La monotonía en la mesa produce insatisfacción e induce al picoteo.

Cómo crear nuevos hábitos

Pongamos metas realistas. ¿Cómo vamos a organizar ahora las comidas? ¿Qué días haremos actividades al aire libre? Nuestras buenas intenciones pueden venirse abajo ante una organización demasiado exigente y alterar nuestras rutinas de la noche a la mañana. Es aconsejable poner en marcha dos o tres pequeños cambios, y esperar a que estén integrados para pasar a los siguientes.
• Hagámoslo todos juntos. Un niño aprende lo que ve, no lo que escucha. Pasear será divertido si vamos todos. De la misma forma, si compartimos la comida, aprenderá qué alimentos le sientan bien; y si comemos de forma sana, nuestro hijo sabrá que no le estamos castigando, ya que todos lo hacemos.
Potenciemos la parte positiva. Frases como "No comas galletas", "no picotees" o "te vas a poner muy gordo" producen frustración y ansiedad en los niños. En cambio, otras como "¡vámonos de paseo!", "estas manzanas están deliciosas", o "te veo muy guapo hoy" reforzarán los hábitos que queremos crear.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a las familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, nuestro equipo está a tu disposición para aclararte cualquier duda.¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!
Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Jueves, 09 Febrero 2017 12:46

Visto: 402

Adopta un abuelo: Programa para paliar las horas de soledad de los mayores

 

En el artículo de la semana pasada, vimos el tema de la soledad en los mayores, lo que les supone y los recursos que existen en la actualidad para poder evitarla.
Desde hace unos años, en la Comunidad de Madrid viene desarrollándose la iniciativa de Adoptaunabuelo.com

Es un programa de voluntariado de compañía para la tercera edad que facilita el contacto entre voluntarios y residencias a través de su página web. El objetivo principal de crear Adopta Un Abuelo no es sólo el de paliar las horas de soledad de nuestros mayores, sino también que el abuelo pueda compartir tiempo con un voluntario, sintiéndose escuchado, acompañado y querido.

La iniciativa nace de la propia experiencia del emprendedor como voluntario de residencias. Tras conocer a Bernardo de 86 años, viudo y sin descendencia, decidió adoptarlo y le sirvió de inspiración para llevar a cabo este proyecto de tal manera que otros jóvenes pudieran disfrutar de la compañía y sabiduría de los mayores.

Los objetivos generales del proyecto son:
1) Implicación social de la población en la problemática de las personas mayores que padecen soledad
2) Fomentar la relación intergeneracional con el objetivo del aprendizaje horizontal entre ambas partes a través del respeto y el amor
3) Sensibilizar de la problemática actual que sufren las personas mayores que padecen soledad
4) Formación, capacitación y acompañamiento a los voluntarios, personas mayores y residencias a lo largo del programa.

¿En qué consiste adoptar a un abuelo?
El voluntariado son visitas semanales de una hora a 30 minutos, excepto en épocas de exámenes, vacaciones de Navidad y Semana Santa y son 30 visitas en 9 meses que dura el programa. Y acuden en parejas, que, si se conocen de antes mejor, pero si no se intentan unir a las personas por horarios y afinidad de edad. Y es la residencia la que propone a las personas mayores.

¿Qué tipo de actividades se llevan a cabo?
Se realizan actividades que puedan realizarse dentro de una residencia tales como juegos de mesa, tipo cinquillo, bingo o parchís y una actividad que les gusta mucho y que suele triunfar es enseñarles su pueblo en Google Earth porque les permite hablar de su juventud y que te enseñen qué hacían en su pueblo y da pie a la conversación. También ver películas, pero sobre todo hablar y saber escuchar lo que quieren contar las personas mayores.

¿Cómo puede alguien hacerse voluntario?
Para hacerse voluntario se puede hacer desde la página web www.adoptaunabuelo.org en donde es necesario rellenar unos datos para que os contacten.

¿Cuál es el perfil del voluntario?
El perfil del voluntario es de 18 a 30 años normalmente estudiantes, pero también hay algunos jóvenes que trabajan. Lo que se les pide es compromiso porque se les presenta a un mayor que está esperando que esa persona joven vuelva a hablar con ellos.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a las familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, nuestro equipo está a tu disposición para ayudarte.¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!
Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 01 Febrero 2017 11:31

Visto: 512

Consejos para seleccionar un cuidador

 

En Asistalia Contigo trabajamos para que tengas la tranquilidad de saber que tus familiares están en manos de profesionales. Toma nota de los siguientes consejos a la hora de seleccionar un buen cuidador para personas mayores:

• Fíjate en su experiencia, en particular busca trabajadores que hayan estado en hogares de características similares al tuyo
• Intenta ver si su personalidad y carácter encajan con la persona que va a atender.
• Que sea capaz de atender a la persona mayor, empatizar con la familia y aliviar el estrés y los conflictos.
• Que le guste trabajar con personas mayores, tenga formación y que la estimule para mantener sus capacidades y mejorar su calidad de vida.
• Que tenga capacidad de detectar si hay problemas, si hay cambios de humor, en la alimentación, en sus costumbres.
• Que sepa reaccionar y tenga iniciativa ante la resolución de un problema.
• Busca un equilibrio entre la experiencia (que hayan cuidado personas mayores con situaciones similares de enfermedad) y su edad (que tengan fuerzas para movilizar a personas dependientes).
• Comprueba sus referencias: ¿Qué piensan de ella las familias en las que trabajó anteriormente? ¿Qué tal se portó? ¿Era responsable? ¿Era puntual?

Para cualquier necesidad que tengas en el ámbito socio-sanitario, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 18 Enero 2017 12:25

Visto: 1041

Asistalia Contigo. Todos los derechos reservados.
Facebook