Asistalia Contigo

¿Cómo controlo la rabieta de mi hijo/a?

 Alrededor de los dos años los niños descubren el poder de las rabietas para conseguir un fin. A esta edad aún no toleran la frustración y les resulta complicado comprender que no pueden tener siempre lo que quieren. Si además tampoco son capaces de verbalizar lo que desean, el resultado es la fórmula ideal para que tenga lugar la rabieta. Por eso, que estas reacciones desaparezcan no depende solo de que consigan lo que quieren o no. Disminuirán cuando vean que no tienen efectos sobre sus padres, y sobre todo cuando puedan tolerar la frustración y expresar con palabras lo que hasta ahora solo pueden manifestar con pataletas.  

 ¿Qué pueden hacer los padres hasta entonces?

1. Mantenerse firmes
Claro que resulta mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero según los psicólogos, es la estrategia más infalible, ayuda a dejarle claro que su rabieta no le llevará a conseguir lo que quiere. El niño se dará cuenta de que la fórmula no le funciona y acabará por dejarla.

2. Explicaciones cortas
Frases como «no hay caramelos porque acabas de comer» o «si no duermes, mañana estarás cansado para jugar» dichas cuando se va a iniciar la rabieta pueden servir para evitar su enfado. El pequeño las entenderá sin problemas y si aún no está lo suficientemente alterado, pueden disuadirle.

3. No responder con enfado
Responder con una rabieta es una forma de fomentarlas ya que para los niños sus padres son sus modelos de referencia y les encanta imita todo lo que hacemos. También es importante no permanecer enfadados con él eternamente. Pasados unos minutos, ya no sabrá por qué papá y mamá fruncen el ceño. Su pataleta ya pasó, y tal vez ni siquiera se acuerda de ella.

4. No prestarse al juego
La mejor forma de luchar contra las rabietas es procurar que no aparezcan. Y para ello conviene anticiparse a posibles problemas. Por ejemplo: uno de los lugares donde suelen darse más rabietas es el supermercado, así que hay que ir prevenidos. Es bueno dejar todo claro antes de entrar: avanzarle que solo se va a comprar leche, pan y huevos, y nada más. Después, una vez dentro, podemos dejar que él participe en la compra metiéndolas en la cesta. De esa forma estará distraído y se sentirá útil, lo que evitará otras tentaciones.

5. Elegir entre dos opciones
La mayoría de las veces su enfado vendrá ocasionado por querer algo que no puede tener. De ahí que ayude mucho a evitarlo el dejarle elegir solo entre dos opciones. Si se le pregunta «¿qué quieres de postre?», el abanico de opciones que se abre ante el pequeño es infinito, y no siempre al gusto de los adultos. Sin embargo, si se le da elegir únicamente entre dos opciones, ambas válidas, es más que probable que todo siga en calma. Preguntando «¿quieres un plátano o prefieres un yogur?», se le cierran las opciones posibles sin que él se dé cuenta. Y no tendremos que decirle «no».

6. Intentar que escuche
Una vez que la rabieta ya ha comenzado, el pequeño parece fuera de sí. Para calmarlo y hacerle entender que no puede ser, solo hay una opción: intentar conseguir que salga de ese estado y hacer que nos escuche. Para ello, papá o mamá pueden arrodillarse frente a él, cogerlo por los hombros con firmeza y mirarlo hasta que él fije sus ojos en los del adulto. Entonces será el momento de hablarle con calma.

7. En vez de un no, dos síes
Muchas veces las rabietas son muestras de rebeldía. Por eso es frecuente que cada vez que se le diga que no haga algo, él intente hacerlo. Pero si tras un «no» vienen dos «síes», la cosa cambia. Se le está prohibiendo una cosa, pero permitiendo otras dos. Así, si después de decirle que no puede pintar en la pared se le explica que sí puede pintar en la cartulina o jugar en el parque, es posible que su rebeldía se aplaque.

8. Cambiar de escenario
Es beneficioso cambiar de lugar: salir con ellos en brazos del espacio en el que se encuentran e ir a otro más abierto. A la vez el paseo puede distraer su atención y hacer que se centre en otra cosa.

9. Así no se habla
Hay que advertirle de que solo le escucharemos cuando hable en un tono normal, sin gritos ni llantos, porque de otra forma es imposible entenderle.

10. Dejar que se calme solo
Los niños también tienen derecho a desahogarse, por lo que a veces es incluso positivo que pasen por una rabieta. Cuando está inmerso en un ataque de furia, se le puede decir: «Pues sí que estás enfadado, avísame cuando se te pase», y acto seguido alejarse un poco de él. Será consciente de que nos preocupamos por lo que le pasa y de que no conseguirá nada poniéndose así.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a conciliar trabajo y familia, ofreciendo una solución profesional y de confianza a todos los padres. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Viernes, 02 Junio 2017 13:23

Visto: 717

DÍA MUNDIAL DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

 

Hoy se celebra el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, una enfermedad crónica del sistema nervioso central que afecta a cerca de 47.000 personas en España, diagnosticándose unos 1800 casos nuevos cada año y de los cuales un 70% corresponderían a personas de entre 20 y 40 años. Queremos destacar algunos aspectos importantes de la enfermedad.

La EM no tiene cura

La esperanza de vida es a menudo similar a la de la mayoría de las personas sin EM. Sin embargo, es para toda la vida, no existe una cura. La buena noticia es que el tratamiento precoz con fármacos modificadores puede cambiar el pronóstico.

Se puede llevar una vida normal
La mayoría de las personas con EM no terminan en una silla de ruedas. Aunque algunas necesitarán la ayuda debido a la fatiga o debilidad, alrededor de dos tercios de las personas con EM nunca pierden su capacidad de caminar.

Detección y tratamientos cada vez más precoces
La EM no es una enfermedad de personas mayores. Afortunadamente, cada vez es más frecuente un diagnóstico más precoz, lo que permite un mejor control de los síntomas gracias a los medicamentos existentes. Se suele dar entre los 20 y 50 años.

 

Las mujeres con EM pueden quedarse embarazadas
Al igual que con otras enfermedades autoinmunes, el embarazo en realidad puede ser beneficioso para las mujeres con EM. Incluso hay una creciente evidencia de que el embarazo puede reducir el riesgo de las mujeres de desarrollar la enfermedad.

Cada día hay más nuevos tratamientos

Por desgracia, no existe una cura todavía, pero sí es posible una remisión a largo plazo para muchas personas. Algunos pueden incluso no experimentar ningún síntoma más después del diagnóstico, aunque la progresión de la enfermedad se mantenga. La buena noticia es que cada día hay más tratamientos, como la terapia celular y otras tecnologías que algún día podrían representar una verdadera cura para la EM.

Las personas con EM no tienen que dejar de trabajar
El diagnóstico de EM no debe implicar que una persona deje de trabajar. Acceder a un puesto de trabajo y mantenerlo durante el mayor tiempo posible es crucial para que las personas con EM sean y se sientan más útiles de cara a la sociedad.

No todo es culpa de los genes
Se trata de una enfermedad autoinmune, en la que los genes juegan un papel importante, pero no son el principio y el fin de todo. Así, el riesgo de desarrollar la enfermedad es aproximadamente 10 veces mayor si hay un familiar con EM, pero cada vez hay más certeza de que los factores ambientales y agentes infecciosos puede desempeñar un papel importante.

No hay una persona con EM igual a otra
La verdad es que no hay dos casos de EM que sean iguales. Algunas personas tienen entumecimiento leve en las extremidades, una vez en su vida, mientras que otros pueden desarrollar parálisis o pérdida de visión severa. El curso de la EM es impredecible.

Es recomendable hacer ejercicio físico
Cada vez hay más evidencias de los grandes beneficios del ejercicio. Se sabe que el ejercicio aeróbico mejora muchos de los síntomas de la esclerosis múltiple, incluyendo el control de la vejiga y la función intestinal, fatiga y depresión.

En Asistalia Contigo damos respuestas rápidas y eficaces a las necesidades asistenciales particulares de cada usuario, teniendo en cuenta sus particularidades. Con Asistalia contigo, sabes que dejas la atención de tu ser querido en manos de un equipo de profesionales.

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 31 Mayo 2017 11:33

Visto: 658

Consejos para contratar a una canguro


En Asistalia Contigo sabemos que la búsqueda de la niñera "perfecta" es una tarea difícil pero muy importante, así que te ofrecemos algunos consejos frutos de la experiencia:

canguro• Fíjate en su experiencia, en particular busca trabajadoras que hayan estado en hogares de características similares al tuyo (edad de los niños, miembros totales en la familia, chalet o piso...)
• Intenta ver si su personalidad y carácter encajan con la de tu familia, y con la influencia que quieres que tus hijos reciban. La educación de los hijos es mucho más fácil si todos "reman en la misma dirección".
• Busca un equilibrio entre la experiencia (que hayan cuidado niños de la misma edad que los tuyos) y su edad (que tengan gusto y fuerzas para jugar con tus hijos y llevar la casa al día).
• Conoce sus lazos familiares: ¿está sola o tiene su propia familia aquí? Una niñera con pocas ataduras familiares aquí tendrá un horario mucho más flexible para vosotros, que os permitirá disfrutar de alguna noche libre.
• Comprueba sus referencias: ¿Qué piensan de ella las familias en las que trabajó anteriormente? ¿Qué tal se portó? ¿Era responsable? ¿Era puntual? Una niñera que llega tarde hará que lleguéis vosotros tarde al trabajo.

 

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a conciliar trabajo y familia, ofreciendo una solución profesional y de confianza a todos los padres. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

 

 

 

Última actualización el Martes, 23 Mayo 2017 08:11

Visto: 1049

Fibromialgia: mas que un dolor

 

La semana pasada, el viernes 12 de mayo fue celebrado el Día Mundial de la Fibromialgia. Con éste motivo queremos dedicar la noticia de ésta semana a ofrecer información acerca de ésta enfermedad. 

La fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético de origen desconocido, con exagerada hipersensibilidad en múltiples puntos predefinidos y acompañado de una sensación de fatiga y otros síntomas, como la falta de aire.

No es una enfermedad psiquiátrica en la que el problema esté en la mente del que la padece, es una patología reconocida desde 1987 como enfermedad física real y causa mayor de incapacidad. Las últimas investigaciones indican que su origen es neurológico aunque no se ha encontrado ninguna causa concreta que la origine. Afecta en un 4% de la población en España, lo que supone 1.600.000 personas, de las cuales el 90% son mujeres de mediana edad, aunque también hay hombres que la padecen. Estas personas tienen una sensibilidad exagerada al dolor, ya que perciben como dolorosos estímulos que cualquier otro individuo apreciaría como normales.

Su detección cada vez es más frecuente. Según especialistas, "es prácticamente imposible detectarla en un análisis clínico o radiografía, de hecho, toda la sintomatología aparece sin que los médicos encuentren ninguna alteración orgánica que la justifique". Además, se suele acompañar de trastornos del sueño y puede asociarse a un síndrome ansioso-depresivo.

Aunque la fibromialgia es una enfermedad sin peligro para la vida, resulta muy limitante para el paciente y no existe actualmente tratamiento curativo. No obstante, pueden abordarse muchos de sus síntomas, lo que permite al paciente una vida casi normal. Para su tratamiento es necesario el trabajo conjunto de varios especialistas y un procedimiento individualizado de cada caso.

Fibromialgia o artritis: las diferencias

Si bien es cierto que ambas son enfermedades reumáticas, se trata de dolencias diferentes, aunque compartan algunos de sus síntomas y muchas veces van de la mano. Ambas se manifiestan por inflamaciones dolorosas en las partes musculares y fibrosas del cuerpo que producen malestar generalizado, dolor crónico, cansancio, entumecimiento matutino, hipersensibilidad a la presión y rigidez. La principal diferencia es que la fibromialgia es un padecimiento que ocasiona dolor en todo el cuerpo, pero intermitente, aparece y desaparece. En tanto que la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta principalmente las articulaciones. Para diferenciarlas, lo normal es que la artritis reumatoide curse con deformación de las articulaciones, especialmente de la manos.

En Asistalia Contigo damos respuestas rápidas y eficaces a las necesidades asistenciales particulares de cada usuario, teniendo en cuenta sus particularidades. Con Asistalia contigo, sabes que dejas la atención de tu ser querido en manos de un equipo de profesionales.

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Jueves, 18 Mayo 2017 10:55

Visto: 616

Consejos básicos para cuidadores de personas dependientes

 

El síndrome del cuidador se puede llegar a producir cuando al cuidar de una persona mayor o dependiente, el cuidador se enfrenta a situaciones que pueden llegar a perjudicar gravemente su salud física y psicológica.

En España, más de 600.000 personas viven solas con algún grado de dependencia. A causa de los recortes, son los familiares quienes se ocupan de ellos en la mayoría de los casos y la Ley de Dependencia no contempla ayudas a la formación.

Cuidar requiere de mucha fortaleza mental, física y emocional. A continuación, presentamos una serie de recomendaciones fundamentales para afrontar ésta tarea de la mejor manera y evitar así el desgaste que pueden llegar a producir determinadas situaciones: 

Cuidarse para cuidar: Si el cuidador enferma la persona a su cargo se queda sin atención, por ello es fundamental seguir pautas como visitar de forma periódica al médico, pedir ayuda cuando es necesario o evitar el aislamiento social.
Evitar la sobrecarga: Vigilar el sueño, la alimentación, mantener una actitud positiva, buscar información y dejar que los demás también puedan ayudarle en su tarea.

Fomentar la autonomía del familiar: Cuando esto sea posible, hay que dejar a la persona que se cuida que sea ella misma quien lo realice de forma autónoma. Vestirse, comer o cuidar de su aseo repercuten en la autoestima del familiar y en su salud.
Cuidar las posturas: El cuidador debe ser consciente en todo momento de la postura física que toma cada vez que realiza una tarea como movilizar a su familiar en la cama, pasarlo de la cama a una silla o ayudarle a caminar.

Estar atento a la alimentación: tanto de la persona que cuida como la suya propia. La falta de apetito o la pérdida de peso son indicios de que algo sucede y el cuidador debe saber reconocer estos indicadores para consultarlos con el médico. La dieta es fundamental.

Desarrollar habilidades de comunicación: Existen cuestiones muy prácticas como evitar hablar con el mayor cuando está enfadado o cansado, saber reaccionar ante muestras de agresividad o actuar de forma adecuada ante posibles alucinaciones. Consultar este apartado con un profesional es clave para tomar la actitud más adecuada ante éste tipo de situaciones.

Conocer la medicación y cómo conservarla: El cuidador cuenta con el apoyo de médicos y enfermeros para ayudarle y afrontará mejor las situaciones que se le presenten con el mayor o el dependiente si reúne toda la información necesaria para ello.

Manejar las caídas: Un hogar adaptado evitará muchos de los accidentes comunes y si además el cuidador sabe cómo movilizar al familiar cuando haya sido inevitable su caída, evitará lesiones propias y empeorar las existentes en el mayor.

Estar informado: Conocer las figuras jurídicas para ejercer la tutoría del mayor o cómo acceder a las ayudas administrativas son otra asignatura importante para el cuidador.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a las familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición. ¡Aprovecha la garantía y la calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17- local.

Última actualización el Miércoles, 10 Enero 2018 15:45

Visto: 733

Día Mundial del Parkinson

 

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa que tiene más incidencia en la población mundial después del Alzheimer.

En la actualidad, se desconocen las causas que provocan la enfermedad y no tiene cura; sin embargo, existen una gran cantidad de terapias y tratamientos dirigidos a atenuar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Mantener abiertas las líneas de investigación es fundamental para mejorar los procesos de prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Sin embargo, día tras día la investigación se está volviendo un trabajo más complicado, tanto por la escasez de recursos como por la falta de estudios concretos.

Este año 2017 se cumplen 200 años desde que el Parkinson fue reconocido como una enfermedad. Por eso, y aprovechando que el Día Mundial del Parkinson constituye una oportunidad para unir a la comunidad internacional, se ha creado una campaña en la que están colaborando otras Asociaciones europeas de afectados para difundir el mensaje de que todos unidos podemos hacer frente al Parkinson.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a los enfermos y a sus familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, Asistalia Contigo está a tu disposición para darte solución. ¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!
Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local

Última actualización el Lunes, 10 Abril 2017 11:52

Visto: 461

La disfagia: la dificultad para tragar en el proceso de la alimentación

 

La disfagia es la alteración o dificultad en el proceso de la deglución. No es una enfermedad, es un síntoma que aparece con frecuencia en personas con Esclerosis Múltiple o en otras enfermedades como Parkinson, Alzheimer, enfermedades que provocan un mal funcionamiento de la lengua o de los músculos de la garganta y el esófago. Las personas que padecen disfagia, pueden tener alterada la eficacia de la deglución, y por lo tanto, la capacidad para alimentarse e hidratarse de manera óptima, pudiendo aparecer cuadros de desnutrición y deshidratación. En ocasiones pueden existir alteraciones en la seguridad de la deglución, con peligro de que se produzcan complicaciones respiratorias graves, siendo común los atragantamientos o broncoaspiraciones que conllevan infecciones respiratorias e incluso la muerte. 

Signos y síntomas de sospecha
• Tos o atragantamiento al comer, o inmediatamente después, con todas o con alguna consistencia (líquidos).
• Cambios en la voz (voz húmeda o mojada). Disfonía.
• Babeo, dificultad para el control de la saliva.
• Dificultad para la formación del bolo (porción del alimento que se debe tragar) y el manejo de la comida en la boca.
• Deglución fraccionada. Tragar la comida en pequeñas cantidades, poco a poco.
• Residuos en la boca post deglución.
• Sensación de retención de alimento en la faringe y necesidad de hacer varias degluciones.
• Carraspeo.
• Emplear excesivo tiempo para comer.
• Pérdida de peso progresiva. Signos de desnutrición y deshidratación.
• Picos febriles de etiología no filiada.
• Infecciones respiratorias de repetición.

Para evitarlo, hay que realizar un plan de cuidados específicos como tratamiento de la disfagia.

El plan de cuidados específicos consiste en:

1. Modificar la consistencia de los alimentos y las bebidas y tomarlos en pequeñas cantidades para tragarlos más fácilmente

A. Modificar la consistencia de los alimentos y bebidas

Los líquidos espesados y los sólidos triturados facilitan la formación del bolo alimenticio en la boca. Así se evita aspirar los alimentos (es decir, que vayan al pulmón en lugar de al estómago) y que se produzcan ahogos e infecciones respiratorias. Se facilitan a continuación algunos consejos:

En caso de problemas al tragar alimentos sólidos:

• Siempre que pueda triture los alimentos en el mismo momento de tomarlos.

• Puede añadir leche o salsas para conseguir texturas suaves.

• Evite alimentos pegajosos como el puré de patata o la leche condensada, ya que hay más posibilidad de que se le peguen al paladar.

• No incluya diferentes consistencias en el mismo plato. Es lo que pasa, por ejemplo, con la sopa de fideos o de arroz sin triturar: los fideos o el arroz pueden dispersarse en la boca y provocar que se atragante.

• Evite las frutas y verduras con semillas o pepitas que no pueden separarse (kiwi, fresas, etc.) y los alimentos que se desmenuzan en la boca (magdalenas), porque dificultan que el bolo alimenticio sea uniforme.

• Tenga cuidado con los caramelos: le producirán mucha saliva, que puede pasar a las vías respiratorias si se traga mal.

En caso de problemas al tragar líquidos o bebidas:

• Sustituya el agua por bebidas espesadas. Puede espesar los líquidos con espesantes.

• Evite los líquidos con pulpa, como los zumos de naranja sin colar y la horchata, porque las pielecitas pueden quedar retenidas en la garganta.

Si a pesar de estas indicaciones usted sigue con molestias y problemas al tragar y pierde peso, consúltelo con su especialista.

B. Administrar los alimentos y líquidos en pequeñas cantidades

A la hora de comer utilice cucharitas de postre: coma y beba lo que cabe en cada cucharadita. Evite las pajitas y las jeringas de alimentación si tiene disfagia.

2. Nutrirse adecuadamente para mantener un buen estado de salud

• La dieta para la disfagia debe ser equilibrada, variada y de sabor agradable
• Elaborar platos que en poca cantidad aporten muchos nutrientes. Son muy útiles los purés y papillas enriquecidos en vitaminas, proteínas y minerales.
• Comer alimentos ricos en fibra favorece la actividad intestinal y evita el estreñimiento. Son ricos en fibra las verduras, las frutas y los cereales integrales.
• Debe procurar tomar una cantidad adecuada de líquidos (de 1 a 1,5 litros al día), en forma de agua, zumos, infusiones, sopas, etc. Recuerde que, si tiene problemas al tragarlos, tiene que espesarlos.

3. Cuidar el entorno y la postura durante y después de las comidas

• Al sentarse en la mesa o reclinarse en la cama, adoptar una postura cómoda (sillas con brazos, almohadas, reposa pies, etc)
• Evitar distracciones durante las comidas como el televisor, niños jugando, etc.
• Evitar que la persona con disfagia deba girar la cabeza si le dan de comer
• Antes de tragar, inclinar ligeramente la cabeza hacia delante y tomar aire. Si conoce en qué lado tiene la lesión, inclinar la cabeza hacia el lado contrario.
• Comer lentamente. Dejar suficiente tiempo entre una cucharada y otra.
• Tomar poca cantidad de una sola vez. Puede hacer uso de cucharas de postre.
• Evitar acostarse inmediatamente después de las comidas.
• Cepillarse los dientes después de las comidas.

4. En el caso particular de que estemos ayudando a comer a una persona que retiene la comida en la boca sin vaciarla

Estimular la apertura de la boca tocando el labio inferior con la punta de una cuchara (fría, si puede ser) y apretándola suavemente contra el labio. Al colocar la comida en la boca, se debe poner la cuchara en medio de la lengua ejerciendo una ligera presión hacia abajo. Comprobar que la boca está vacía después de cada cucharada. Entre comida y comida puede introducirse la cuchara en agua helada ya que la sensación de frío ayuda a mejorar el reflejo de la deglución.

En Asistalia Contigo damos respuestas rápidas y eficaces a las necesidades asistenciales particulares de cada usuario, teniendo en cuenta sus particularidades. Con Asistalia contigo, sabes que dejas la atención de tu ser querido en manos de un equipo de profesionales.

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Jueves, 30 Marzo 2017 11:50

Visto: 669

Recomendaciones para evitar el deterioro cognitivo

 

Hoy en día aún se desconoce cómo evitar la demencia, pero hay algo crucial, se sabe que es posible retrasar el deterioro y los síntomas de la enfermedad; pero hay que trabajar en ello incluso cuando aún faltan décadas para que el deterioro nos condicione la vida. A continuación, exponemos algunas de las recomendaciones que son adecuadas para la salud en general y para prevenir el deterioro cognitivo en particular, todas ellas relacionadas con el estilo de vida:

Actividad física:
• Debe hacer regularmente actividad física, como caminar una o dos horas diarias.
• Haga deporte moderado como gimnasia, natación o cualquier otro tipo.
• No abandone las actividades que hace o debe hacer cada día obligatoriamente (las actividades de casa, la compra, etc.).
• Intente realizar actividades de ocio (viajes, salidas al campo, manualidades, pintura...).
• Evite el sedentarismo.
Actividad mental:
• Todos los días lea libros, revistas o la prensa diaria.
• Siga diariamente los informativos de la radio o televisión.
• Participe en juegos de mesa, haga pasatiempos.
• Acuda a actividades culturales (cine, teatro, exposiciones, conferencias, coloquios...).
• Fomente y mantenga sus aficiones o hobbies
Mantener relaciones sociales:
• Participe en actividades sociales (reuniones, centros sociales...).
• Colaborare con organizaciones, asociaciones o voluntariados.
• No se aísle.
Dieta:
• Mantenga una dieta saludable.
• Coma frutas, hortalizas y frutos secos.
• Evite las grasas.
• Coma más pescado, sobre todo pescado azul.

En Asistalia Contigo trabajamos para ayudar a las familias, ofreciendo una solución profesional y de confianza. Para cualquier necesidad o duda que tengas, nuestro equipo está a tu disposición para aclararte cualquier duda.¡Aprovecha la garantía y calidad que te brindamos!

Consúltanos gratuitamente y sin compromiso al 912 207 912, o visita nuestras oficinas en Sánchez Pacheco, 17 - local.

Última actualización el Miércoles, 22 Marzo 2017 08:52

Visto: 759

Asistalia Contigo. Todos los derechos reservados.
Facebook